jueves, 30 de julio de 2009

Solidaridad con las huelgas mineras. Andrés Manuel López Obrador.


Hoy se cumplen dos años de huelga de los trabajadores mineros de la sección 17 de Taxco, Guerrero, de la sección 201 de Sombrerete, Zacatecas y de la sección 65 de Cananea, Sonora. En otras condiciones y con un gobierno que simplemente respetara la Constitución y la Ley Federal del Trabajo, ya se hubieran reparado las violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo y garantizado las condiciones de seguridada e higiene que dieron origen al estallamiento de las tres huelgas.

El Grupo México, propietario de las tres minas, ha obtenido en los 3 últimos años, mas de 19 mil millones de dólares por venta de Cobre, Zinc, Plata, Oro y otros minerales que forman parte del patrimonio de la Nación mexicana y todos recordamos que sus principales empresas fueron resultado de la privatización fraudulenta impuesta por Salinas de Gortari a finales de la década de los 80. Hoy Germán Larrea, principal accionista del Grupo México es uno de los hombres más ricos del país, con una fortuna estimada en más de 7 mil millones de dólares. Sin embargo el Grupo México y la familia Larrea han preferido desatar una feroz campaña mediática de cientos de millones de pesos, para desprestigiar, dividir y derrotar a los trabajadores huelguistas, antes de gastar un solo peso para resolver sus justas demandas.

A lo largo de los últimos 25 años, la privatización de la minería solo ha servido para enriquecer a unos cuantos, a costa de saquear el patrimonio nacional; despojando de sus tierras a comunidades enteras; destruyendo el medio ambiente, contaminando los mantos acuíferos y sobre explotando y asesinando a trabajadores como ocurrió en la mina 8 Pasta de Conchos, propiedad también del Grupo México.

A la mentalidada porfirista del Grupo México le han correspondido con creces las posturas empresariales y de derecha de los gobiernos del PAN, primero con Fox y hoy de Calderón, para quienes los derechos laborales plasmados en el artículo 123 de la Constitución y en la Ley Federal del Trabajo, son menos que piezas de museos, anacrónicas y obsoletas. De ahí la criminal indiferencia con la que han respondido a la demanda del rescate de los restos mortales de los mineros de pasta de conchos, y la saña con la que en tres ocaciones, a través de jueces venales, han declarado inexistentes las tres huelgas mineras.

En abierta complicidad y contubernio, el Grupo México y el gobierno espurio de Calderón, pretenden aplastar las huelgas mineras, a través del recurso de alargamiento del conflicto y una abierta intromisión que provoque la división de los trabajadores. Asimismo, en abierto desprecio al Congreso de la Unión, han hecho caso omiso a los exhortos tanto de la Cámara de diputados como de senadoraes, para instalar una mesa de dialogo y negociación que busque una solución al conflicto. En la estrategia oficial está el dar un escarmiento ejemplar a los trabajadores que defienden sus derechos y avanzar en su propósito de anular el derecho de huelga, asi como garantizar una mayor sobreexplotación de los trabajadores, como la que buscan con una contrarreforma a la Ley Federal del Trabajo.

Por nuestra parte expresamos nuestro total apoyo y solidaridad a las huelgas mineras y demandamos la inmediata solución a sus justas demandas.

Andrés Manuel López Obrador.
Presidente legítimo de México.
Movimiento Nacional en Defensa de la Economía Popular, del Petróleo y la Soberanía.
Ciudad de México, 30 de julio de 2009.