jueves, 4 de junio de 2009

La ciudad como crisis de la naturaleza.


La ciudad, espacio artificial construido por el hombre para habitar, domicilio de la humanidad. La ciudad es el común denominador de un gran número de personas, es el paisaje de una mayoría. La megalópolis, ciudad continua que cubre el mundo como la máscara sobrepuesta a un ser vivo, que siente y se desgarra, que tapa sus heridas con todo lo que cae en ella, objetos, personas, animales, etc. La ciudad como crisis de la naturaleza. Las cicatrices urbanas surgen ante la imposición matérica que hacemos al planeta para que se adapte a nuestra forma de vida, y de la forma en que éste se defiende o reacciona ante la agresión constante.
Italo Calvino describe la ciudad, en el prólogo de su libro Ciudades invisibles, como un conjunto de muchas cosas: memorias, deseos, signos de un lenguaje, lugares de trueque de palabras, de deseos, de recuerdos. Esto me hace pensar en que la crisis de la naturaleza va más allá y nos atrapa, interiorizamos el caos del exterior y nos convertimos en parte de las cicatrices, la imposición se vuelve hacia nosotros....

No hay comentarios: